domingo, 26 de octubre de 2008

Algo tan simple como un escritorio y una tetera...





Subian los dos muebles. Un escritorio antiguo de madera lleno de cajoncitos y un aparadador desvencijado...

Desde anoche, acaricio y lleno de lápices los cajoncitos del escritorio. Toco la madera cálida que tanto echaba de menos...la ciática que me ha dado y que ayer me llevó al hospital no me permite cargar cosas para ir colocándolas, pero me sirve con entrar a mi despacho y acariciarlo..soñando tardes de papeles y libretas...

El aparador si que lo he llenado con esas pequeñas teteras egoiste que fui comprando por el mundo...esas pequeñas joyas con las que prepararme un buen te negro en una tarde de invierno...He colocado los platos de la vajilla, he pasado mis manos por ellos, ese color amarillento que les ha dado el tiempo...


ESTOY TAN FELIZ!

No hay comentarios: