viernes, 31 de octubre de 2008

BUS STOP....Historias de planta


Me iba en dos dias cuando apareció en el comedor el ultimo ingreso. Un niño de 19 o 20 años. Se sentó en mi mesa. Era educado, divertido...conocia a más de un interno de haberse cruzado con ellos en su corta vida. Con lo curiosa que soy en el segundo plato ya estaba contándonos por que estaba allí..

Dice que llevaba unos dias que no estaba bien. Esa mañana se subió al autobús y cuando le dió al botón de PARADA, junto a esa palabra en lugar de aparecer SOLICITADA, apareció MUERTE...comenzó a faltarle el aire para respirar, se agarró fuertemente a la barra y al llegar a la parada se bajó corriendo y no paró hasta llegar a las urgencias del hospital y pedir el ingreso voluntario y allí estaba, esperando que la nueva medicación surtiese efecto...

Un enfermo esquizofrénico es como otro cualquiera. Tiene que estar en delirio y además tiene que darse otros muchos factores para que haga daño. No tengo esquizofrenia, nunca la he tenido, pero jamás me he sentido más de cerca de alguien que de aquellos con los que me cruzé..

No hay comentarios: