miércoles, 18 de febrero de 2009

DAMAS DE ROSA....


Aquellas mujeres se las habian ingeniado para solucionar algo fundamental para los enfermos de hospitales públicos de Argentina algo fundamental y dificil además para un sistema que no disponia de dinero ni de ganas de solucionar con muy poco un gran incoveniente, se trataba de la higiene de los enfermos. Muchos de ellos se pasaban mucho tiempo en la cama, no todo era cosa de tres o cuatro dias, algunos llegaban con el signo de la miseria y la pobreza..los piojos.

No se como se soluciona ese tema en los paises ricos pero allí se solucionó con imaginación, de la siguiente forma.

Las "damas de rosa",como se las llamaba compraron a través de una de ellas que viajó a EEUU una bañera de plástico. Esa bañera llebvaba colocada en su parte inferior una goma tubo. Al finalizar el tubo se colocaba un cubo et voilá. El enfermo estaba tumbado en la cama, se le quitaba la almohada y se colocaba la bañera de forma que el paciente se sentia cómodo. Se llenaba un cubo de agua limpia y con el se comenzaba a lavar la cabeza de los enfermos...los piojos a veces corrian por aquella bañera blanca llenándome de miedo...

Imagino lo que sentia aquella gente cuando después de los dias sentian su cabeza limpia, recobraban la seguridad en si mismos y con ella su dignidad perdida...

Era mi primer contacto con la miseria en la edad adulta, porque de niña estaba por todas partes en esta España mía (cuanto nos hemos olvidado!)...

Por eso ese primer pantallazo no solo le devolvió la miseria, le devolvió algo olvidado el olor de la misma. La miseria huele, es un olor nauseabundo, el olor nauseabundo de la muerte, por eso era fundamental encontrar la forma de llevarles perfume a sus vidas...


1 comentario:

Desvanecerse dijo...

Pensar en los demás nos convierte en lazarillos apostados a la ribera de cualquier río.
Saludos