jueves, 5 de febrero de 2009

Desdedida en Buenos Aires


Se va muriendo Agosto,
rápido, violento
a cachetazos,
rompiendo poco a poco
mi gastado corazón..

Los gritos me despiertan
me desgarran por dentro.

No me lleveis,
dejazde con mi primavera,
aunque sea más pobre,
aunque esté gastada,
aunque sea más vieja,
pero es mía, la gané,
no veis que la tuve que parir?...

Que no llegue el otoño,
llevatelo Marte,
alejalo de mí,
!sólo una primavera más en Buenos Aires!,
solo un poco más de Eduardo Costa,
de Lanata, de Jose Pablo Feinman,
Echarri y los demás...
Un poco más de colita de cuadril
y papas fritas,
de chicles que hacen globos,
de psiquiatras que saben de Quevedo..

Buenos Aires,
mi amor de tantos días,
¿qué voy a hacer sin tí?
Ni el más triste de todos los tangos,
se asemeja al que hoy canto por tí....

3 comentarios:

la princesa inca dijo...

de psiquiatras que saben de Quevedo...que maravilla de frase
poema hermoso
tuve el placer de estar en buenos aires...es tan hermoso que dan ganas de no abandonarlo nunca...

besos arena
muchos besos
y piensa que la primavera ya la tenemos cerca y ese sol tremendo
que nos lleva ala eufória!!!

cristal00k dijo...

Revolví en tus escritos. Sentidos versos y magníficas prosas.
Me gustó especialmente esa 4ª planta...
Vuelvo en cualquier momento.
Gracias por tu comentario.

La paciente nº 24 dijo...

A veces la primavera parece un eslabón solitario de tus letras, sobre una superficie de alivio, donde gira una mano a la que te aferras.

No puedo darte Buenos Aires ni primaveras, pero te leo, Arena y me gusta lo que expresas.

Un saludo desde mi pasillo.